Tengo la Mejor VPN 0€ para Casa (¡y Tú También Puedes!)

Carlos

Tengo la Mejor VPN 0€ para Casa (¡y Tú También Puedes!)

Hoy quiero compartir contigo una solución práctica y gratuita para mejorar tu seguridad y conectividad en casa: Tailscale, una VPN fácil de configurar que no requiere abrir puertos en tu router. Esta guía es ideal para quienes buscan proteger su red doméstica y acceder a sus dispositivos de forma segura desde cualquier lugar. ¡Vamos a ello!

¿Quieres recibir trucos? Apúntate a la newsletter, es GRATIS:

¿Por Qué Necesitas una VPN?

Las VPN (Redes Privadas Virtuales) son esenciales en varios escenarios:

  • Redes Wi-Fi públicas: Conectarse en aeropuertos, centros comerciales, hoteles, etc., puede exponer tus datos a riesgos.
  • Acceso a servicios de streaming: Evita restricciones geográficas y comparte cuentas sin problemas de acceso.
  • Acceso remoto: Conecta de forma segura a tus dispositivos en casa, como un NAS, Plex o Jellyfin, sin abrir puertos en el router.

Tiene el vídeo completo en youtube aquí:

¿Qué Es Tailscale?

Tailscale es una VPN que facilita la creación de redes seguras entre tus dispositivos sin necesidad de configuraciones complicadas. Puedes instalarlo en varios sistemas operativos y dispositivos, incluyendo móviles, tablets y televisores. Para esta guía, utilizaremos una Raspberry Pi, que es económica y consume poca energía.

¿Qué Necesitas?

  • Una Raspberry Pi (modelos 3, 4 o 5).
  • Una tarjeta microSD (y un lector de tarjetas si tu ordenador no tiene).
  • Acceso a un ordenador para instalar el sistema operativo y configurar la Raspberry Pi.

Paso a Paso: Configuración de Tailscale

  1. Instalar Raspbian OS:
    • Descarga Raspberry Pi Imager desde su sitio oficial.
    • Elige la versión de tu Raspberry Pi y selecciona Raspberry Pi OS (64-bit).
    • Graba el sistema operativo en la tarjeta microSD.
  2. Configuración Inicial:
    • Inserta la microSD en la Raspberry Pi y conéctala a tu red local mediante cable Ethernet.
    • Arranca la Raspberry Pi y obtén su dirección IP utilizando un comando de ping o desde la configuración DHCP de tu router.
  3. Habilitar SSH y VNC:
    • Accede a la Raspberry Pi por SSH utilizando la IP obtenida.
    • Habilita VNC para acceso remoto a un escritorio gráfico ejecutando sudo raspi-config.
  4. Configurar IP Estática:
    • En el escritorio de Raspberry Pi, asigna una IP estática para evitar problemas de conexión futura.
  5. Crear Cuenta en Tailscale:
    • Regístrate en Tailscale utilizando una cuenta de Google u otro servicio.
    • Sigue las instrucciones para instalar el cliente Tailscale en tu Raspberry Pi.
  6. Configurar Subnet Router:
    • Permite que tu Raspberry Pi actúe como router de subred ejecutando comandos específicos en el terminal.
    • Acepta las configuraciones desde el panel de administración de Tailscale.
  7. Habilitar Nodo de Salida:
    • Configura la Raspberry Pi para enrutar todo el tráfico de internet ejecutando comandos adicionales y configurando el nodo de salida en el panel de Tailscale.

Instalación en Dispositivos Móviles

  1. Instalar Tailscale en Android:
    • Descarga la aplicación desde Google Play Store.
    • Inicia sesión y concede permisos para gestionar conexiones VPN.
    • Conéctate a tu red Tailscale para acceder a tus dispositivos de forma segura.
  2. Comprobación y Gestión:
    • Accede al panel de administración de Tailscale para gestionar dispositivos y configuraciones avanzadas.
    • Invita a familiares o amigos a tu red VPN de forma gratuita.

Conclusión

Configurar Tailscale en tu Raspberry Pi es una solución sencilla y efectiva para proteger tu red doméstica y acceder a tus dispositivos de forma segura desde cualquier lugar. Ya sea para evitar restricciones de servicios de streaming o para asegurarte de que tus datos están protegidos en redes públicas, Tailscale es una herramienta poderosa que puedes instalar y configurar en pocos minutos.

Espero que esta guía te haya sido útil. Si te gustó, no olvides darle like y seguir explorando más soluciones tecnológicas en nuestro blog. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

Deja un comentario